Ante la proliferación que han tenido las monedas digitales como el Bitcoin (BTC) en la última década, mucha gente aún se pregunta si son las criptomonedas una inversión a largo plazo. La respuesta es simple: sí. Pero, lógicamente, no podemos hacer vida en un terreno sin antes explorarlo y conocer sus bondades y sus riesgos. Por tanto, la norma general para aumentar las posibilidades de éxito en el mundo de los criptoactivos es informarnos.

Hay que recordar que el cripto no es una forma de dinero físico que responda a las regulaciones de algún banco central e institución, sino que operan bajo la programación de algoritmos, además aportan una velocidad y una seguridad fiable.

Por eso y más, no hay duda que son las criptomonedas una inversión a largo plazo. Sin embargo, en los últimos 10 años han surgido miles de monedas virtuales con conceptos y características diferentes, de hecho, cada una cuenta con su propia comunidad de usuarios, inversores y fluctuaciones de valor.

No obstante, cada cripto tiene un comportamiento diferente de valoración  o devaluación a largo plazo. Por tanto, la oportunidad de obtener ganancias invirtiendo en las monedas digitales es una realidad insoslayable.

Por qué son las criptomonedas una inversión a largo plazo: ¿Cómo fluctúa el mercado?

Hay una cosa que siempre debemos tener presente antes de invertir en criptoactivos: el alza o el decaimiento del valor de las monedas virtuales son inherentes al escenario socioeconómico que se dé en algún momento. Las claves  que influyen en su subida y bajada pueden ser:

  • La implementación de una nueva normativa severa asociada con el uso de las criptomonedas en países como Rusia, por ejemplo, puede hacer que inversores vendan su cripto ocasionando una enorme caída en sus precios.
  • Pero una buena impresión de Vladimir Putin sobre la tecnología blockchain hace que el mercado experimente un alza increíble.
  • En el terreno de los criptoactivos también se presentan escenarios de manipulación de precios que generan conductas inesperadas del mercado en pocos minutos.
  • Estas manipulaciones tienen un efecto a corto plazo, al menos así lo hemos visto con las grandes fluctuaciones del Bitcoin y otras monedas virtuales. Y es que a mediano y largo plazo, el factor principal que determina la fluctuación de los precios es la adopción tecnológica.
  • Por esto último podemos asegurar que son las criptomonedas una inversión a largo plazo. Es decir, el hecho de que los grandes inversores piensen que el valor de un cripto aumentará más en el futuro es lo que garantiza su consolidación en el mercado.
  • Ojo, siempre y cuando se traten de monedas virtuales cuyo comportamiento natural ha sido ascender con el paso de los años, como el BTC que a pesar de haber presentado bajas importantes, se ha logrado recuperar hasta aumentar más su valor.

El Bitcoin que en su lanzamiento en 2009 tenía un valor de  0,01 dólares por moneda, actualmente cada BTC tiene un precio de 43 mil dólares. Y se cree que seguirá aumentando.

Consejos para invertir en monedas virtuales a largo plazo

Que el precio de un cripto nunca regrese a su valor inicial es un buen indicativo de que esa moneda virtual es fiable. Incluso, esta es una realidad que no es ajena al BTC, todas las grandes criptomonedas que se han consolidado en el mercado no han regresado a su precio de origen. Esta es una regla básica para decidir por cuál moneda invertir. 

Criptos como Dash, Ethereum y Monero nunca han regresado a sus precios iniciales. Por tanto, son las criptomonedas una inversión a largo plazo si crees que alguna de ellas se ha mantenido en el tiempo, gracias a que su tecnología ha sido adoptada por los inversores.

No olvidemos que cuando los inversionistas ponen dinero en una empresa es porque ésta aporta o aportará valor al mercado. Bueno, lo mismo sucede en el mundo de las monedas virtuales.

Una vez aclarado este punto, hay dos consejos que deberías seguir antes de dar el gran paso.

Infórmate sobre la criptomoneda

Si hay algo que encanta de los criptoactivos es que está al alcance de todos y todas. No como las bolsas de valores que son métodos de inversión exclusivos para grandes corredores o gente rica. En el mundo de las monedas digitales cualquiera puede comprar y esperar que el cripto suba.   

Sin embargo, no podemos volcarnos a invertir sin hacer una investigación previa sobre la criptomoneda que tenemos en la mira. Esto incluye informarse sobre las personas que desarrollaron el proyecto y cómo aportará valor al mercado en un futuro.

Al fin y al cabo, el criptoactivo en el que queramos invertir no solo debe ser capaz de competir con otros de su misma especie, sino también con el dinero fiduciario. Algunas  preguntas que debemos hacernos para determinar si merece la pena hacer la inversión son:

  • ¿Son las transacciones menos costosas?
  • ¿Su envío de una cartera a otra es rápido?
  • ¿Qué hay del anonimato de las transacciones? ¿Se mantiene?
  • ¿Ofrece aplicaciones que otros criptos no proporcionan a los usuarios?
  • ¿Brotó de una sólida asociación?

No hay duda que son las criptomonedas una inversión a largo plazo. Sin embargo, hacernos estas preguntas al momento de hacer nuestra elección para invertir, será clave para no fallar.

Diversifica tus inversiones

En todos los mercados hay riesgos de pérdidas, incluso en el de las criptomonedas. Pero, cuando diversificamos nuestras inversiones, las posibilidades de perder dinero se reducen. Y es que las pérdidas con un cripto pueden ser compensadas por las ganancias conseguidas con otro.

Lo más recomendable es alternar la inversión  en criptoactivos más consolidados, con otros que aún no son muy conocidos, pero que tienen el potencial de crecer a largo plazo.

Conclusiones

Ya no es necesario preguntarse si son las criptomonedas una inversión a largo plazo. La clave está en hacer buenas elecciones y ser paciente. No debemos entrar en pánico si la moneda que elegimos bajó considerablemente, si los inversores han adoptado su tecnología, seguramente se recuperará y seguirá en alza.

También debemos asegurarnos que el criptoactivo seleccionado haya sido producto de un proyecto consistente e innovador. Además tiene que actualizarse diariamente, atendiendo las nuevas tendencias del mercado.

Finalmente, si la moneda que elegimos reúne todas estas características las posibilidades de tener buenas ganancias con el tiempo serán inmensas.