Entrevista realizada por SociosInversores.com
Luis López, Profesor del prestigioso MBA de la Escuela de Negocios de la Universidad Politécnica de Madrid (IEN-UPM)

Luis López, nos habla sobre las ventajas de cursar un MBA

Tenemos el enorme placer de entrevistar a Luis López González. Ingeniero Naval, MBA y Máster en Métodos Numéricos para Cálculo y Diseño en ingeniería. Actualmente es profesor de Dirección de Proyectos en el prestigioso MBA de la Escuela de Negocios de la Universidad Politécnica de Madrid (IEN-UPM)

¿Qué te aportó a ti la realización de un Máster MBA en tu carrera profesional?

Cursar un MBA supone cambiar radicalmente la comprensión y la visión de las organizaciones que desarrollan tanto actividades empresariales como de cualquier otra índole. Hay que entender que el MBA no puede responder a todas las preguntas con las que nos podemos encontrar en el desarrollo de nuestra práctica profesional relativas a la administración y dirección de empresas, pero dota de una serie de herramientas de análisis y criterios de decisión, fundamentales para responder a dichas preguntas. Destaco una comprensión de la empresa en la que se integran todas las áreas (estrategia, marketing, operaciones, finanzas, …) que permite entender el negocio y servir de base para toda su actividad. Esta comprensión es muy útil con independencia del puesto que se ocupe y de las responsabilidades que se tengan en la organización.

 

¿Si volvieras para atrás en el tiempo, volverías a cursar el mismo MBA?

Sin ninguna duda.

Recuerdo que estuve un tiempo comparando las características de diferentes MBA antes de tomar una decisión. Entre los parámetros que evalué, destaco el prestigio del Máster y de la institución (en este caso UPM), el perfil de los alumnos, la presencialidad, los horarios, las condiciones económicas, … lo cierto es que no es fácil analizar muchos de estos factores a priori.

El máster me permitió contactar con una alumna de años anteriores que me explicó su buena experiencia. Su punto de partida y expectativas antes de cursar el MBA eran muy similares a las mías. A posteriori, mis conclusiones tras cursar el máster fueron básicamente las mismas y coincidían sensiblemente con la de la mayor parte de mis compañeros de máster, a pesar de las grandes diferencias de perfil profesional y personal.

No quiero olvidar la relación que se puede establecer con el resto de los profesores del máster, dada su cercanía, accesibilidad y facilidad de trato. Es algo que enriquece mucho la experiencia de cursar este máster.

He dejado para el final, precisamente por ser lo más destacable, el grupo de compañeros del máster y la relación de compañerismo que se genera. Al contrario que en otros MBA donde prima la competencia, en éste prima la cooperación y colaboración (sin dejar de existir por ello una sana competencia), lo que permite aprovechar aún más la experiencia.

 

¿En qué momento de tu carrera profesional decidiste convertirte en docente?

La actividad docente es algo que siempre me ha gustado. He participado (y sigo haciéndolo) en la formación de los equipos con los que trabajo. Fue justo al terminar el máster, cuando propuse a la dirección del MBA dar un paso más allá a la asignatura de dirección de proyectos, dicho enfoque coincidía con su intención de mejorar la asignatura.

A nivel personal, lo planteé como una ocasión de complementar mi experiencia aportando mi conocimiento a los alumnos del máster y aprovechando el contacto con los mismos alumnos para ampliar mi experiencia profesional, ya que, por su perfil, muchos de ellos tienen un gran conocimiento práctico en la dirección de proyectos.

 

¿Cuál es tu filosofía de enseñanza?

La filosofía es muy sencilla, hay que complementar un profundo conocimiento de los conceptos y fundamentos teóricos actuales (provenientes del mundo de la innovación y de prestigiosas universidades nacionales e internacionales), con el conocimiento práctico que te da la experiencia. Es cierto que la experiencia es fundamental en una disciplina como la dirección de proyectos, pero sin una base teórica que permita entenderla, se pueden llegar a conclusiones erróneas o a aplicar metodologías o soluciones que no aportan realmente valor al proyecto y que incluso, pueden llegar a la toma de decisiones equivocadas.

Conocer cómo tomar las mejores decisiones es la clave del éxito organizativo y de los proyectos que se acometen, por el contrario, la falta de fundamento teórico les impide detectar los verdaderos problemas y, por lo tanto, tomar las soluciones adecuadas. Se opta por soluciones contraproducentes y se entra en bucles de realimentación negativa muy perniciosos para el desempeño de las organizaciones.

Mi experiencia directa e indirecta me reafirman en que el enfoque descrito es el adecuado.

 

¿Qué herramientas utilizas para motivar a tus alumnos?

Realmente los alumnos del MBA están muy motivados, pero eso no significa que los docentes podamos descuidar este aspecto.

Es importante conectar con ellos reconociendo su talento y experiencia previa, y aumentar su confianza con las nuevas habilidades que se desarrollan durante el curso. Pero teniendo muy presente que cada persona es tan única como los motivos por los que está cursando el máster.

Además, es preciso generar factores externos de motivación que potencien su desempeño. En este sentido destaco:

  • Pasión en la impartición de la asignatura
  • Feedback personalizado
  • Enfoque práctico, basado en la presentación y resolución de casos reales
  • Facilitar un encuadre diferente de los problemas habituales que se encuentran durante la ejecución de los proyectos, lo que permite buscar soluciones diferentes a las habituales

 

Como profesor de Dirección de Proyectos en el MBA de la UPM, ¿recomiendas la realización de este Máster? ¿por qué?

Creo que en el resto de mis respuestas se adivinan los motivos por los que recomiendo la realización del MBA IEN-UPM, pero voy a destacar tres aspectos que considero diferenciales con otros másteres:

  • El prestigio de IEN-UPM contrastado y corroborado en múltiples ámbitos profesionales. La UPM es una universidad con un gran prestigio internacional, por lo que sus títulos, oficiales o propios, son garantía de disponer de una buena base para garantizar un buen desempeño profesional.
  • El enfoque novedoso y muy potente de varias asignaturas. Aunque se puede pensar que el contenido de las asignaturas es el mismo en todos los MBA (las áreas que se cubren son las mismas), eso no es cierto y existen diferencias importantes en el enfoque de los mismos.
  • La importancia en el temario de las nuevas tecnologías, los nuevos modelos de negocio y las nuevas formas de organización empresarial.

 

¿Qué competencias y habilidades que consideres imprescindibles para el futuro laboral se adquieren en un MBA?

Básicamente y resumiendo mucho, la capacidad para analizar y entender el impacto de las decisiones empresariales en las diferentes áreas de la empresa (marketing, estrategia, finanzas, operaciones, …)

Esto se consigue a partir de la adquisición del lenguaje, los conceptos y las herramientas básicas fundamentales para profundizar en aquellas áreas de nuestro interés o de nuestra responsabilidad.

 

Actualmente, la UPM brinda la oportunidad de matricularte en un MBA Internacional tanto Online como presencial en el Campus, ¿crees que es un buen momento para cursar un MBA?

Siempre es un buen momento para cursar un MBA. En estos momentos de cambio, es importante que nos replanteemos el rumbo de nuestros negocios y de nuestra trayectoria profesional. Nos encontramos en un entorno complejo, muy incierto y caracterizado por rápidos cambios, que se han acelerado debido a la pandemia.

El futuro no está escrito y disponer de herramientas que nos permitan definir una meta y una estrategia que nos lleve a ella, traducir esa estrategia en objetivos concretos y tangibles, disponer de herramientas de análisis que nos permitan saber si las decisiones han sido correctas o, al contrario, tenemos que cambiarlas (y cuánto antes se haga mejor), marcará la diferencia entre organizaciones exitosas o no, o incluso, entre organizaciones que sobrevivan a los próximos años o no.

 

Uno de los enfoques que hace la UPM de los MBA es hacia un perfil profesional en activo laboralmente, ¿qué puede aportar un MBA a una persona que ya tiene una extensa experiencia profesional?

Considero que es uno de los valores añadidos para cualquier título universitario, pero especialmente para los títulos propios, es el de complementar un perfil del cuerpo docente académico, cuya actividad profesional principal se desarrolla en la Universidad, con perfiles cuya actividad se desarrolla en el mundo real.

En ocasiones, se critica la falta de contacto con la realidad del profesorado de las universidades públicas, sin embargo, el ambiente universitario es el lugar privilegiado para estar en contacto con el mundo de la investigación. Debo decir que en mi experiencia esta simplificación es muy injusta con muchos grandes docentes, cuya labor universitaria les permite ser referentes en sus disciplinas, incorporando las aportaciones de la ciencia al temario de las asignaturas.

Sin embargo, es precisamente, el poder confrontar el conocimiento teórico con la realidad empresarial, el que ayuda a poner la clave en la interpretación de, por ejemplo, los resultados de nuestros análisis. Ese conocimiento práctico es muy valioso para los alumnos que se están formando y permite que la enseñanza sea de calidad.

En este sentido, considero este tipo de perfiles profesionales imprescindibles para lograr una enseñanza de calidad.

 

Y, para terminar, la UPM contará con tu presencia en el próximo curso como docente, ¿nos puedes adelantar alguna novedad? ¿Qué esperas de este nuevo curso como profesor?

Desde el primer curso, y de acuerdo con la dirección del MBA, nuestra intención fue la de potenciar una parte de la dirección de proyectos, la dirección estratégica de proyectos. Sin descuidar los contenidos que tradicionalmente se han asociado a la dirección de proyectos, de acuerdo con el PMBOK y a otras referencias clásicas, la dirección estratégica de proyectos integra la ejecución de cada proyecto individualmente con la estrategia de la empresa, dando herramientas para la selección y dirección del portfolio de proyectos, así como para la priorización de proyectos y tareas dentro de los proyectos, permitiendo un mejor aprovechamiento de los recursos (siempre escasos) de las organizaciones.

Tras la experiencia de los dos años pasados consideramos importante potenciar aún más esta parte de la asignatura.

No puedo dejar de mencionar la importancia de la colaboración con la otra profesora de la asignatura Rocío Rodríguez. Nos une la pasión por la asignatura y el haber llegado a conclusiones muy similares desde ámbitos profesionales diferentes y participando en proyectos de muy diferentes características. Por ejemplo, ambos abogamos por el establecimiento de una cultura empresarial donde prime la confianza entre los diferentes niveles, como base del éxito de las organizaciones que trabajen por proyectos.

Esperamos, por lo tanto, poder seguir aportando a la siguiente generación de alumnos del máster, tengan experiencia o no, en la dirección de proyectos, del conocimiento necesario para que se desarrollen profesionalmente y aporten valor a sus organizaciones, nada más y nada menos.