La importancia de tener una buena gestión en tu negocio.

Aunque las labores financieras se suelen subcontratar o encargar a especialistas, si tienes una empresa o estás preparando tu plan de negocio es de vital importancia que conozcas algunos conceptos financieros básicos, ya que te ayudarán a entender tu empresa y a garantizar una buena gestión.

Por eso hoy te dejamos un breve artículo de finanzas para emprendedores. El primer concepto que debes manejar es el de activo y pasivo, que son los dos elementos en los que se divide el balance de situación de la empresa.


El activo: El activo está formado por todos aquellos bienes, y derechos que forman tu empresa, tanto material como inmaterial, y que nos proporcionaran rentas en el futuro.

El activo a su vez está dividido en activo corriente y en el activo no corriente. El activo no corriente es aquel que va a permanecer es nuestra empresa más de un ejercicio económico, que normalmente suele ser un año, algunos ejemplos son; inmuebles, vehículos, licencias, etc. Al contrario en el activo corriente nos encontramos con activos a corto plazo, existencias, clientes, tesorería…

El activo se ordena en función de la liquidez, de menor a mayor, entendida como la facilidad en la que un bien o derecho se convierte en dinero.


El Pasivo: En el pasivo encontramos todas las obligaciones y deudas contraídas por la empresa, gracias a las cuales hemos financiado nuestro negocio, y por lo tanto completado nuestro activo.

El primer bloque que nos encontramos en el pasivo es el patrimonio neto. El patrimonio es el conjunto de bienes propios de la empresa, formado por las aportaciones iniciales de los socios, y las reservas que se van generando si obtenemos beneficios al finalizar el año.

El resto de pasivos se dividen en pasivo corriente o pasivo no corriente en función del tiempo en el que debe devolverse la deuda, ya que si el activo lo ordenábamos según criterios de liquidez, el pasivo se ordena en función de la exigibilidad.

Lo más importante que debes recordar es que el balance siempre debe estar en equilibrio, ya que si aumenta o disminuye un activo, también lo hace un pasivo.

ACTIVO = PASIVO

Si crees que estos consejos pueden ser útiles para emprendedores, ¡compártelo!

 

¿Quieres enviarnos tu proyecto? ¡Hazlo a través de nuestro formulario en unos sencillos pasos!